Alta ocupación hotelera en vacaciones de invierno

La Secretaría de Turismo informó que los números que se manejan entre sector público y privado, abocados al turismo, dan cuenta de una positiva respuesta a la propuesta de la provincia para las vacaciones de invierno.

El secretario de Turismo Álvaro del Pino resaltó que son favorecedoras las cifras que arrojaron los primeros días del mes de julio en cuanto a afluencia de visitantes.

Desde el primer fin de semana se avizoró un comportamiento atípico del turismo, teniendo en cuenta la concordancia de fechas de la mayoría de las provincias para su receso invernal. Esto causó una sorpresiva llegada de turistas, mayormente de las provincias de Santa Fé y Córdoba en la primera semana.

«Generalmente la primera semana de julio es un poco floja y levanta mucho después, en las ultimas dos semanas, cuando sale Buenos Aires de vacaciones», explicó Del Pino. Aún queda esperar la salida de dicha provincia que está programada para el 19 hasta el 30 de este mes, compartiendo fecha con las provincias de Catamarca, Chaco y Santa Cruz.

Turismo diseminado

Del Pino indicó que esta temporada la novedad es la cantidad de visitantes que está teniendo cada una de las propuestas turísticas de la provincia. Sobre esto declaró que se toma de referencia tres puntos de la provincia, que son Chilecito -que arrojó muy buenos números-, Villa Unión y la Capital, por contar con el 90 por ciento de la plaza hotelera, sin embargo todas las demás propuestas tuvieron un buen número de público.

«Tenemos muy buenos números en Famatina, Los Sauces, Vinchina, Villa Castelli, Olta, Tama, eso es un indicio de que, simultáneamente, podemos tener gente en casi todos los destinos de la provincia. Nosotros teníamos mucha gente en Talampaya y en el resto no. Hoy, tenemos gente visitando Talampaya y a la vez en Laguna Brava, en la Quebrada del Yeso, el Cañón del ocre, en La Mejicana, el Sendero del triásico, en El Chiflón, en Los Colorados, en los sitios arqueológicos de Hualco, la Quebrada del Cóndor», enumeró y explicó que «es un comportamiento muy bueno. El turismo es dinámico, cada temporada, cada año, el comportamiento va variando. Teníamos miedo que disminuya el turismo por la situación económica, pero la gente ha salido de vacaciones, quizás con menos gasto y en un periodo más corto, pero ha viajado».