Olta, dique y montañas

La inspiración de Caminito

Al sur de La Rioja, en el departamento General Belgrano se encuentra su cabecera, Olta, llamada el Jardín de los Llanos Riojanos. Este pintoresco pueblo ubicado al pie de las sierras de Los Llanos fue el lugar donde se inspiró el poeta Gabino Coria Peñaloza, para escribir la letra de Caminito, uno de nuestros grandes tangos.

Montañas, quebradas y ríos en un entorno verde ofrecen al viajero varios paseos con paisajes de enorme belleza. El dique de Olta es un gran espejo de agua cercano al núcleo urbano al que se puede llegar en una caminata por la quebrada y allí realizar deportes acuáticos, practicar la pesca o simplemente recorrer sus orillas y disfrutar de la vista.

Otro lugar que vale la pena conocer es el bosque de árboles petrificados, un yacimiento fósil que exhibe troncos de hasta 5 metros de largo, cortezas y astillas diseminadas en un predio de 42 hectáreas.

Quebrada del Cóndor

A unos 180 kilómetros de La Rioja, en un recorrido que es un paseo en sí mismo, por el corazón de la Ruta de los Caudillos y caminos agrestes, se encuentra la Quebrada del Cóndor, un lugar donde anida esta magnífica y grandiosa ave cordillerana.
En rigor, se trata de una excusión a la Sierra de los Quinteros, un cerro elevado desde el cual se alcanza una magnífica vista de los Llanos riojanos y de la actividad de los cóndores.

Este es uno de los grandes atractivos turísticos de la provincia; se trata de uno de los pocos apostaderos de cóndores que cuenta con un puesto de avistaje más elevado que los dormideros, lo que permite apreciarlos con gran facilidad. Luego de un recorrido que puede realizarse a caballo o en caminata (puede llevar toda una mañana), por senderos de gran belleza, se llega a un impresionante mirador ubicado a 1.800 msnm con enormes rocas que asoman a un precipicio que quita el aliento.

Desde allí se obtiene una vista panorámica inolvidable, con el río Los Chocallos a los pies. Y el objetivo está cumplido: a pocos metros, cruzan el cielo numerosos cóndores y jotes en números que a veces superan los veinte ejemplares, que sobrevuelan a los turistas para finalmente avanzar hacia el desfiladero para ubicarse en los nidos que instalan en las salientes de piedra próximas.
Esta excursión es organizada por la gente de Posta los Cóndores, que ofrece un servicio de almuerzo y dispone de alojamiento, cafetería y visitas guiadas.